Cómo cuidar una planta de cactus |

Amplio y diverso, no es fácil brindar consejos generales de cuidado para el grupo de cactus y suculentas. En cambio, debemos comenzar identificando su especie. Desde pequeños y delicados hasta más grandes y llamativos, hay un cactus para cada hogar.

El identificador más conocido de las plantas de cactus es su capacidad para almacenar agua durante largos períodos de tiempo. Muchos saben que los cactus son una de las pocas plantas que pueden sobrevivir en los ambientes secos de las tierras desérticas. Lo que la gente no sabe es que cuidar un cactus no es tan fácil como crees.

Identifica tu cactus

Todos los tipos de cactus son suculentas, pero el factor definitorio de los cactus son las areolas, que no se encuentran en las suculentas. Es importante identificar las especies específicas de cactus que planea conservar. Por ejemplo, mientras que muchas plantas suculentas crecen en climas soleados, de baja humedad y altas temperaturas, como se ve en las películas del lejano oeste acompañadas de vaqueros y malas hierbas, algunas plantas suculentas crecen en la selva tropical (como Epiphyllum). Por lo tanto, es importante tener en cuenta el entorno nativo en el que prospera su suculenta, para proporcionar las mejores condiciones de crecimiento posibles y lograr los mejores resultados.

Diferentes tipos de cactus

  • Aporocactus flagelliformis – cola de rata
  • Cereus Peruvianus – manzana peruana
  • Opuntia Microdasys – Orejas de conejo
  • Schlumbergera Bridgesii – Navidad
  • Hatiora Gaertneri – Cactus de Pascua
  • Disocactus Ackermannii – Orquídea
  • Echinocactus Grusonii – Cacto Barril Dorado

Creando el entorno ideal para los cactus

Una vez que haya identificado su tipo de cactus, debe crear el entorno adecuado para él. Busca una maceta abierta y con drenaje libre, esto evitará la acumulación de agua y recreará mejor el hábitat ideal para tu suculenta. Los cactus y las suculentas se pueden almacenar en un alféizar todo el año durante la mayor parte del año, pero ciertas especies, como Rhipsalis, deben colocarse en un ambiente semi-sombreado, así que asegúrese de cumplir con los requisitos de su cactus. En cuanto a la temperatura, lo mejor es tener un mínimo de 8-10 °C (46-50 °F) por la noche.

Cuidando tus cactus

Las formas adecuadas de cuidar su planta de interior varían según la época del año. A partir de abril, regar semanalmente y dejar escurrir el exceso. En invierno, sin embargo, se puede reducir el riego. La clave es que el compost se seque entre riegos, esto se aplica todo el año. Si es posible, riegue con agua de lluvia tibia, ya que los minerales en el agua del grifo pueden acumularse y causar depósitos, dañando las hojas de las suculentas.

Algunas especies de cactus de postre pueden quedarse sin agua entre noviembre y febrero, así que investigue para asegurarse de regar adecuadamente. Durante este tiempo, las suculentas de invierno deben mantenerse calientes y regadas regularmente, seguidas de un período de descanso en el verano. En los meses de verano, trate de proporcionar una ventilación adecuada para sus suculentas. Finalmente, cuando se trata de comida, hazlo una vez al mes de abril a septiembre usando un producto alimenticio suculento relevante.

Poda de cactus

Dependiendo del tipo de planta de interior que tengas, la poda puede ayudarte a aprovechar al máximo tus cactus. No siempre es un proceso necesario, pero cuando es necesario, la poda puede ayudarlo a mantenerse fresco y cuidar su cactus. La limpieza ocasional puede limpiar especímenes demasiado grandes y adelgazar en áreas concurridas. Para cuidar aún más su cactus, el polvo ocasional puede ayudar a mantener fresca la planta de interior, use un paño limpio cuando sea necesario.

Problemas potenciales de los cactus

Hay una serie de cosas a tener en cuenta al cultivar cactus y qué acciones puede tomar para limitar los problemas potenciales. Aquí están los más comunes:

Condiciones de plantación de cactus.

Como se ha señalado a lo largo de este artículo, las condiciones en las que cultivas y cuidas tus cactus afectan en gran medida tu salud. El riego merece especial atención, por ejemplo, un riego demasiado intenso puede retrasar el crecimiento y provocar ampollas. Mientras tanto, no regar lo suficiente puede resultar en un crecimiento y encogimiento limitados.

Además de la temperatura y las rutinas de riego, también se debe controlar la humedad y el brillo para evitar posibles problemas. En situaciones donde la humedad es demasiado alta o el área es demasiado brillante, puede ser el resultado de Cactus Corky Scab. Signos como manchas marrones son un indicador, luego estos se encogen gradualmente y forman una costra. Para evitar que se formen más costras, reduzca sutilmente la humedad y la luz; sin embargo, no lo haga de manera abrupta ya que esto puede causar efectos secundarios.

Plagas y enfermedades de los cactos

Las manchas blancas pueden indicar cochinilla, mientras que las manchas bronceadas pueden indicar la araña roja de la casa de cristal. Los insectos escamosos se pueden ver al ver parches visibles en los tallos y las hojas.

La podredumbre es un problema común entre la familia de las suculentas, con enfermedades como Erwinia, fusarium y botrytis que a menudo causan infecciones en plantas regadas o regadas en exceso. Otra causa puede ser las bajas temperaturas. Si sospechas que tu cactus puede haber contraído una de estas enfermedades comunes, trátalo con un fungicida lo antes posible.

Te puede interesar