Cómo cultivar y cuidar orquídeas

Lo primero que debe tener en cuenta si está pensando en cultivar sus propias orquídeas es que hay miles de especies diferentes. De hecho, existen unas 30.000 especies diferentes de orquídeas y unas 200.000 variedades de plantas híbridas y todas tienen sus propios hábitos, gustos y aversiones.

Antes de continuar y si está comprando en una tienda, jardinería o vivero, tómese un tiempo para investigar qué variedad de orquídeas cultivará. Las variedades más fáciles incluyen Cattleya, Phalaenopsis y Paphiopedilum, pero elijas lo que elijas, no seas demasiado ambicioso si no has cultivado estas plantas antes.

Recuerda preguntar detalles sobre la temperatura, el régimen de riego, la alimentación para las orquídeas y las horas de luz que más le gustan a tu variedad.

Lo que necesitas para cultivar orquídeas

Tener el equipo adecuado te ayudará a cultivar orquídeas con éxito. Esto es lo que necesitará:

cultivo de orquídeas

Paso 1 – Selecciona tu orquídea

Algunas variedades de orquídeas son muy difíciles de cultivar con nuestro clima, por lo que es importante que elijas las semillas de orquídeas adecuadas. Asegúrese de crear el entorno adecuado para que su orquídea prospere. Las más fáciles de cultivar son las orquídeas Cattleya, Phaelaenopsis y Paphiopedilum, ya que no requieren un alto nivel de mantenimiento.

Paso 2 – Elige el suelo

El error común sería plantar la orquídea en un suelo multipropósito estándar. De hecho, tendrías que comprar una mezcla suelta más porosa. Intente usar astillas de corteza, musgo sphagnum, carbón o cáscara de coco, ¡o incluso una combinación por lotes! Mire la mezcla de cáscara para proporcionar 2/3 de la mezcla.

Paso 3 – Planta la semilla

Las semillas son increíblemente pequeñas, de hecho, son casi microscópicas. Las semillas de orquídeas requieren un poco de azúcar y un agente gelificante, ya que necesitan una fuente externa de nutrición. Asegúrate de que tus semillas estén esterilizadas y de que estés usando un fertilizante orgánico.

Extienda algunas semillas inmediatamente debajo de la superficie de la sartén. Una vez que las semillas se plantan con nutrientes adicionales, comenzará a ver el crecimiento en 2-3 semanas. Sin embargo, tenga paciencia, puede tardar un poco más de lo sugerido.

Paso 4: maceta tu orquídea

Busca mover la orquídea de su maceta original asegurándote de cortar las raíces muertas o podridas. Tenga cuidado durante este proceso, busque dividir la raíz en varias secciones diferentes. La zona de crecimiento más madura debe ubicarse en la pared de la maceta. Agregue un poco más de mezcla para macetas sobre la raíz.

Replantación de orquídeas

Se sabe que las orquídeas compradas por orquídeas están mal empaquetadas con sus raíces aplastadas en un musgo que retiene la humedad y nunca se seca. Si bien, de hecho, a las orquídeas les gusta mucho el aire, y aunque disfrutan de un buen baño regularmente, es muy importante que sus raíces tengan la oportunidad de secarse.

En su hábitat natural, la mayoría de las orquídeas crecerán a partir de otras cosas, como árboles o incluso piedras como soporte, por lo que al volver a plantar, debe intentar reproducir estas condiciones. El punto de partida para esto es el compost.

Hay muchos compuestos especializados para orquídeas y macetas disponibles tanto en línea como en buenos centros de jardinería; es una buena idea empezar con ellos.

El compost debe ser poroso y espeso para permitir que fluya el aire, por lo que un buen compost para orquídeas probablemente incluirá corcho, carbón, cáscara de coco o incluso espuma de poliestireno. Aunque una maceta de barro pequeña está bien, considere una maceta que tenga muchos agujeros para permitir que su orquídea seque sus raíces y permita que el aire fluya libremente.

Nunca traslades tu orquídea mientras está en flor, sino espera hasta que termine de florecer. A continuación, corta las espigas de las flores y, mientras vuelves a plantar, comprueba que todas las raíces de la planta estén sanas, eliminando las que no lo estén. Trate de mantener sus cortadores lo más estériles posible.

Tu planta de orquídeas no necesita mucho espacio ni una maceta grande. Sin embargo, una vez que vuelvas a plantar la orquídea, colócala en un recipiente grande lleno de grava para que, cuando la riegues, puedas empapar las raíces sin inundar los marcos de las ventanas.

Cuidando tus orquídeas

Las orquídeas pueden ser un poco exigentes en sus hábitos, así que vuelva a su tipo particular de orquídea y verifique qué rutina debe preferir. Como regla general, es mejor un alféizar que reciba luz por la mañana (pero no caliente y directo por la tarde). Luego, deberá bañar a sus orquídeas semanalmente durante el verano, así como alimentarlas con regularidad.

No se desespere si tiene problemas con sus orquídeas al principio. Pueden ser un poco temperamentales y la clave está realmente en el detalle del cuidado.

Problemas comunes, plagas y enfermedades en las orquídeas

Flores de orquídeas cayendo

Las flores de las orquídeas caen naturalmente a medida que envejecen, pero si todas caen al mismo tiempo, es probable que esto se deba a un cambio repentino en el riego, la temperatura o la humedad en lugar de una enfermedad de las orquídeas.

  • Mantenga el ambiente alrededor de las orquídeas lo más constante posible.
hojas cambiando de color

Según el tipo de orquídea, las hojas pueden volverse amarillas o moradas si la luz es demasiado intensa. La poca luz hará que las hojas de las orquídeas se oscurezcan.

  • Mueva la planta a una posición más brillante o más oscura según corresponda.
Raíz podrida

El exceso de agua puede causar la pudrición de la raíz. Las hojas de la orquídea se vuelven amarillas y las raíces se ven suaves y negras o marrones.

  • Corta todas las raíces dañadas.
  • Riegue con menos frecuencia y nunca deje la planta con las raíces en el agua.
ácaro araña

Los ácaros son ácaros chupadores de savia que pueden afectar a las orquídeas y otras plantas de interior. Las infestaciones severas hacen que las orquídeas dejen caer las hojas y eventualmente mueran. Los síntomas incluyen un vendaje delgado que cubre las hojas y los tallos, así como hojas moteadas con pequeños ácaros y huevos en la parte inferior.

  • Rocíe las plantas para elevar los niveles de humedad.
  • Un ácaro depredador se puede utilizar como control biológico.
cochinillas

Las cochinillas son pequeños insectos blancos de aspecto esponjoso que chupan la savia, reduciendo el vigor de la planta. Estas plagas de orquídeas pueden formar grandes colonias rápidamente, por lo que cualquier signo de infestación debe abordarse lo antes posible.

  • Ponga en cuarentena las plantas jóvenes para asegurarse de que estén libres de infecciones, ya que los insectos pueden propagarse rápidamente a otras plantas.
  • Elimina los insectos frotándolos con un algodón empapado en brandy metilado.
  • Las plantas muy infestadas pueden necesitar ser destruidas.

Te puede interesar