Cómo plantar dalias en el jardín.

Plantar dalias en su jardín o contenedor promete un tipo único de drama colorido que solo las dalias pueden brindar. La mayoría de los fanáticos de las dalias prefieren cultivarlas a partir de tubérculos. Si se pregunta cómo plantar dalias o si ya está plantando dalias, siga leyendo para obtener algunos consejos para el cuidado de las dalias.

Cómo plantar tubérculos de dalia

Si está seguro de que no habrá más noches heladas a principios de la primavera, es seguro sembrar los tubérculos de dalia en el suelo. Si te equivocas con las heladas, puedes perderlas o dañarlas.

Planee cultivar sus dalias en un lugar donde reciban pleno sol y asegúrese de que el suelo esté muy bien drenado. Los tubérculos que se sientan en suelo húmedo tienden a volverse blandos y pudrirse, y las dalias no son una excepción. Cada tubérculo sano debe tener al menos un ojo.

Querrá hundir algunas estacas de soporte resistentes en el suelo antes de plantar sus tubérculos. Se recomiendan estacas de 6 pies (2 m) hundidas un pie (31 cm) en el suelo. Poner el esfuerzo primero evitará que dañes accidentalmente los tubérculos más adelante cuando tus plantas en crecimiento necesiten apoyo, y definitivamente necesitarán apoyo.

Junto a las estacas, cava los agujeros de plantación de 15 a 20 cm (6 a 8 pulgadas) de profundidad para las variedades altas y de 5 a 8 cm (2 a 3 pulgadas) de profundidad para las variedades más bajas. Asegúrese de que los tubérculos estén separados entre 18 y 24 pulgadas (46-61 cm). Otro método para plantar dalias es cavar una zanja de 6 a 8 pulgadas (15-20 cm) de profundidad, espaciar nuevamente los tubérculos, con una separación de 18 a 24 pulgadas (46-61 cm). Cubre la zanja con tierra y una capa de compost.

Una vez que sus hoyos de plantación o zanjas estén listas, coloque los tubérculos de dalia planos sobre sus lados y cúbralos con tierra. Cubrir la parte superior con mantillo ayudará a mantener las malas hierbas bajas, lo que tus dalias apreciarán. Cuando cultives flores de dalia, ten en cuenta que pueden alcanzar alturas de 31 cm a 1,5 m (1 a 5 pies), por lo que es importante dejar suficiente espacio entre los tubérculos.

Cuidado de las plantas de dalia

Según la temperatura del suelo, las dalias tardarán entre seis y ocho semanas en germinar. Lo hacen mejor cuando el suelo está a 60 grados F. (16 C.). Cuando miden unos 31 cm de altura, hay trabajo por hacer. Es hora de darle a tus dalias una atención especial.

Los expertos en dalia recomiendan que solo se permita que se desarrolle el brote más fuerte de cada tubérculo. Cuando la planta tenga entre 10 y 12 pulgadas (25-31 cm) de altura, retire suavemente la tierra del tubérculo y elimine los brotes adicionales, cortándolos justo en el tubérculo. Cubra el tubérculo nuevamente con tierra. Estos brotes adicionales se pueden enraizar fácilmente para nuevas plantas. Si no las elimina, sus dalias no serán tan grandes ni productivas.

Además, una vez que sus plantas estén a esta altura, átelas suavemente sin apretar a la estaca de soporte con hilo suave, medias de nailon o hilo suave. En esta etapa, sus plantas necesitarán una pulgada (2,5 cm) de agua cada semana durante la temporada de crecimiento y el doble si el clima es seco. Mantén tu lecho de dalia libre de malas hierbas.

Plantar dalias en macetas

Las reglas son las mismas. Asegúrate de que haya de 15 a 20 cm (6 a 8 pulgadas) de tierra con buen drenaje y usa estacas fuertes. Cuélgalos. Cortar cuando tengan 31 cm de altura y regarlas. Al elegir un contenedor para su dalia, considere qué tan grandes pueden crecer estas plantas y asegúrese de tener una maceta muy grande para sostenerlas.

Mantenimiento adicional de Dahlia

Después de plantar los tubérculos de dalia, estimule sus raíces alimentándolos con fertilizante 10-10-10 cada pocas semanas. Cuando alcancen unos 38 cm de altura, quítales el azúcar para fortalecer la planta. Mantenga el área alrededor de las dalias libre de malas hierbas y pode los tallos rotos.

Las dalias sanas no suelen estar plagadas de plagas, pero hay algunas que pueden aparecer. Los trips, las babosas, los ácaros, los ácaros del oído o los saltamontes pueden visitarlos, pero asegúrese de tratarlos con jabón insecticida, aceite de neem o un repelente de caracoles sin químicos. Los depredadores naturales como pájaros, ranas y sapos te ayudan a controlar las plagas.

Las dalias requieren un poco de atención y cuidado, pero son tan impresionantes que valen la pena el esfuerzo.

Te puede interesar: