El daño de las cucarachas.

Los daños de las cucarachas y las patologías que pueden transmitir a los humanos

Descubre cuál es el daño de las cucarachas

Los daños de las cucarachas pueden ser muchos y ahora los ilustraremos.

Estos insectos también son conocidos como «cucarachas» y existen 4.600 especies diferentes repartidas por todo el mundo y, sobre todo, en cualquier altitud. Sin embargo, las cucarachas no deben asustarse y preocuparse por su apariencia, sino por las reacciones alérgicas y enfermedades que pueden transmitir a los humanos.

Afortunadamente, con unas simples precauciones, el riesgo de invasión y de contraer patologías se reduce bastante. Por el contrario, si la infestación es extensa, puede ser necesario recurrir a insecticidas o al control de plagas por parte de una empresa especializada.

¿Cómo puedo reconocer una cucaracha?

Claramente, cada especie de cucaracha tiene sus propias peculiaridades. Sin embargo, en principio, se puede decir que son insectos de cuerpo más o menos alargado, con colores no especialmente llamativos que van del marrón claro al negro.
Su tamaño puede variar desde los 3 mm hasta los 8-9 cm, por lo que tienen una longitud muy variable.

el daño de las cucarachas

La cabeza está provista de antenas, incluso de tamaño variable, piezas bucales masticatorias y mandíbulas cortas y fuertes. Tienen patas delgadas y funcionales y, en cuanto a las alas, pueden estar más o menos desarrolladas o completamente ausentes.

Comportamiento de las cucarachas con los humanos.

La mayoría de las cucarachas tienen un comportamiento fitófago , es decir, se alimentan de plantas y vegetales de varios tipos. Sin embargo, hay muchas especies que son omnívoras y también comen alimentos destinados a humanos y animales.
De hecho, en general, es precisamente la presencia de alimentos (en particular alimentos azucarados y ricos en almidón), lo que empuja a las cucarachas a infestar los ambientes domésticos y los lugares públicos.

Las cucarachas son insectos a los que les gusta permanecer en lugares oscuros y húmedos porque temen la luz. Por este motivo suelen aparecer en las casas solo por la noche y luego se escapan por agujeros y grietas una vez que se enciende la luz o aparecen los primeros rayos de sol.

El daño que causan las cucarachas a los humanos

La interacción entre las cucarachas y los humanos (generalmente indirecta), puede dar lugar a diversos problemas, provocando daños, a veces graves. Veamos en detalle:

  • Daño económico. Por la infestación de alimentos que ya no pueden comercializarse por contacto con insectos. Otro caso de daño económico es el que resulta del ataque a cultivos y plantas.
  • Daños a la salud por:
    • Posible transmisión de patógenos de diferente naturaleza (por ejemplo, virus, hongos, bacterias, protozoos…)
    • Inducción de manifestaciones alérgicas en personas sensibles.

Cabe señalar que los perjuicios económicos que provocan los hábitos alimenticios de las cucarachas no son tan significativos. Es un derroche de material y dinero, pero no deja de ser un daño económico limitado y no demasiado significativo.
Por el contrario, el daño a la salud ciertamente puede ser más significativo. Las cucarachas pueden transmitir patógenos o sustancias alergénicas a través del contacto directo con alimentos u objetos de uso común, o a través de sus heces o regurgitaciones.
El contacto directo entre cucarachas y humanos es muy raro ya que estos insectos tienden a huir en el momento en que se acerca un ser humano.

Enfermedades transmitidas por las cucarachas

Las cucarachas son portadoras de diversos tipos de patógenos (virus, hongos, bacterias…), que son capaces de dar lugar a enfermedades infecciosas, incluso peligrosas para el ser humano.

Como se indicó, la transmisión no ocurre a través del contacto directo entre humanos y cucarachas. Se trata de insectos que actúan como vectores mecánicos de los elementos patógenos mencionados y la transmisión se produce a través de la ingestión de alimentos (o el uso de herramientas) con los que las cucarachas han estado en contacto.

A su vez, estos insectos han entrado en contacto con el patógeno al frecuentar ambientes poco higiénicos donde pueden haber encontrado sustancias u objetos infectados.

el daño de las cucarachas

Veamos específicamente cuáles son las enfermedades transmisibles por las cucarachas:

  • Salmonelosis: en los casos más leves provoca gastroenteritis, en los más graves septicemia y manifestaciones extraintestinales.
  • Tuberculosis: enfermedad infecciosa que afecta, en particular, a los pulmones.
  • Hepatitis: inflamación del hígado.
  • Tifus: enfermedad infecciosa sistémica causada por la bacteria Salmonella typhi.
  • Cólera: una enfermedad infecciosa causada por las exotoxinas de Vibrio cholerae, una bacteria perteneciente al grupo vibrio. Es una infección que puede ser grave y necesita un tratamiento inmediato.

Manifestaciones alérgicas

Entre los daños de las cucarachas también se encuentra la aparición de trastornos alérgicos, en particular alergias respiratorias. En este caso, los insectos no representan el vector mecánico de los agentes alergénicos, pero son los causantes de las alergias. En particular, se han identificado varios alérgenos en las cucarachas de:

  • Saliva
  • Hice
  • Cuerpo

Estos alérgenos pueden causar hiperreactividad bronquial y ataques de asma en personas predispuestas.

Sin embargo, la posibilidad de contraer alergias tras el contacto con los alérgenos de las cucarachas depende de varios factores:

  • especies de cucarachas;
  • Concentración de estos alérgenos dentro del lugar donde se encuentra;
  • Duración de la exposición a los alérgenos;
  • Presencia de ventilación más o menos acentuada. Cuanto más ventilado está un lugar, más alérgenos circulan con facilidad y por tanto aumenta la posibilidad de contraer manifestaciones alérgicas.

Consejos útiles para limitar el daño de las cucarachas y evitar su infestación

Las cucarachas se pueden eliminar mediante el uso de varios tipos de insecticidas, pero la mejor arma para combatirlas es sin duda la prevención.

Esto es lo que puede ser útil:

  • Evite dejar comida o sobras en el camino de las cucarachas (o cualquier otro insecto);
  • Guarde los alimentos con cuidado, manteniéndolos cerrados y resguardados;
  • Mantener limpios los lugares donde se almacenan los alimentos (despensas, estufas, ollas, cubiertos, etc…);
  • Coloque los desechos (especialmente los desechos orgánicos) en lugares que no sean accesibles para las cucarachas;
  • Si es necesario, utilice trampas especiales o insecticidas en los lugares de riesgo para evitar cualquier invasión de cucarachas.

En conclusión, si todo esto no funciona y te encuentras ante una verdadera infestación, es necesario confiar en empresas especializadas en el control de plagas de cucarachas.

 

También te puede interesar: