Información de la planta de cobre Acalypha: consejos para cultivar plantas de hoja de cobre

La planta de cobre Acalypha es una de las plantas más hermosas que se pueden cultivar en un jardín. Siga leyendo para obtener más información sobre el cultivo de plantas de hoja de cobre Acalypha.

Información de la planta de cobre Acalypha

Perteneciente a una familia de Europhorbiaceae, la planta de cobre (Acalypha wilkesiana) es un arbusto semiperennifolio que viene en coloridas mezclas de cobre, verde, rosa, amarillo, naranja y crema. La planta de cobre Acalypha tiene forma de corazón u ovalada y puede crecer hasta 6 a 10 pies (2-3 m) de altura y un ancho de 4 a 8 pies (1-2 m), lo que la hace visualmente impresionante.

La planta de hoja de cobre se encuentra comúnmente en el Pacífico Sur, América tropical y algunas partes del centro y sur de Florida, lo que se atribuye a sus climas cálidos y se puede cultivar durante todo el año.

Cómo hacer crecer la planta de hoja de cobre Acalypha

Lo más importante en el cultivo de plantas de hoja de cobre es la ubicación. El mejor lugar para cultivar la planta es a pleno sol, aunque puede vivir en zonas de medio sol o sombra parcial. Sin embargo, la luz solar directa hace que las hojas tengan un color más brillante. Por eso es recomendable colocarla cerca de ventanas o áreas con mucha luz solar si se cultiva en interior, con temperaturas superiores a los 55 grados F. (13 C.), para asegurar que sus hojas adquieran una sana mezcla de colores.

El mejor suelo para cultivar la planta de cobre Acalypha es un tipo de suelo que sea fértil y se drene rápidamente. Si el suelo no tiene la fertilidad necesaria, entonces se puede alimentar con nutrientes orgánicos como estiércol o compost. 20 cm. de materia orgánica son suficientes para que la planta crezca de forma natural, sin mayores cuidados, salvo un poco de agua y la exposición al sol.

Varias plantas se pueden espaciar aproximadamente de 3 a 5 pies (1-1,5 m) de distancia para evitar la competencia por los recursos y garantizar un crecimiento más fuerte.

Cuidado de la planta de hoja de cobre

Ya sea en interiores o exteriores, el cultivo de plantas de hoja de cobre en una maceta o en un recipiente diferente funciona bien. Si cultivas en una maceta, el primer paso en el cuidado de Acalypha wilkesiana es asegurarse de que la maceta tenga el doble del tamaño del cepellón de la planta.

La segunda parte del cuidado de la planta de hoja de cobre es asegurarse de que tenga un buen drenaje, y el riego varias veces a la semana lo asegura.

Mezclar el suelo con un fertilizante de liberación lenta proporciona los nutrientes que la planta Acalypha de cobre necesita para crecer bien. Coloca la maceta o recipiente en un lugar soleado o parcialmente sombreado si lo cultivas al aire libre, o cerca de una ventana con luz interior brillante.

Finalmente, en el cuidado de Acalypha wilkesiana, aplicar siempre un poco de agua después de la siembra. La planta de cobre puede crecer en condiciones tolerantes a la sequía, pero da los mejores resultados con riego regular. Además, el riego y la nebulización constantes de las plantas de interior crean un ambiente húmedo para que crezcan y florezcan y ayuda a establecer un buen sistema de raíces.

Agregar fertilizante cada tres meses ayuda a que el suelo retenga sus nutrientes.

La poda también es una buena parte del cuidado de las plantas de hoja de cobre, ya que ayuda a controlar el tamaño y la forma del arbusto mientras elimina las ramas enfermas o dañadas.

Rose Collins es una escritora independiente que se ocupa de artículos para el hogar y el jardín.

Te puede interesar: